Bcn comparteix el menjar


“Convertir la resta en suma” segueix el vídeo de l’Ajuntament de Barcelona”Convertir los restos en suma” sigue el video del Ayuntamiento de Barcelona

La ONG Nutrición sin Fronteras ha puesto en marcha en la ciudad el proyecto “Barcelona comparteix el menjar”, por el cual recogen los excedentes de restaurantes y hoteles y se reparten entre otras ONG y entidades como comedores sociales. El proyecto hace medio año que funciona y ya se han repartido 8.000 comidas.

 Vídeo ‘BCN comparte la comida’

El contexto de crisis ha hecho que los últimos tiempos aumente la demanda de recursos alimentarios. Para garantizar el derecho universal a la alimentación y al mismo tiempo concienciar del derroche, la organización sin ánimo de lucro Nutrición sin Fronteras ha puesto manos a la obra con la iniciativa “Barcelona comparte la comida”. Este proyecto pionero consiste en aprovechar los excedentes alimentarios de restaurantes y hoteles de la ciudad de Barcelona para diferentes entidades como ONG o comedores sociales. “Es un proyecto de aprovechamiento de recursos para que no se malgaste la comida y pueda llegar a las personas que lo necesitan”, explica la directora de NSF, Mercè Vidal. El procedimiento es muy sencillo: los “emisores” congelan sus excedentes y una vez por semana, un equipo de Nutrición sin Fronteras pasa a recogerlos y distribuirlos entre las entidades beneficiarias.

Garantizar la calidad

“Nosotros garantizamos la trazabilidad de los alimentos”, explica Vidal. “Cuidamos de etiquetar, pesar, poner la fecha en que se han cocinado, sus características. Además, hacemos análisis microbiológicos, de modo que asegure la inocuidad y la calidad”. Lo que no se puede controlar, sigue explicando la directora de la ONG, es la cantidad ni el tipo de alimentos donados. Ante esto, lo que se hace es “equilibrar” el que se recibe con los perfiles de los receptores. Además, el hecho de que la comida esté congelada permite esperar nuevas remesas para terminar de componer los menús. Y es que Nutrición sin Fronteras también instruye las entidades beneficiarias en nutrición, para que hagan un uso equilibrado de los alimentos que reciben. “Nos preocupaba también que lo que coman nuestros chicos sea adecuado para su desarrollo y su salud”, comenta el Estíbaliz, educadora del Centro Abierto de Aldeas Infantiles. Por Xavier, encargado de la sección de alimentación de Buena Voluntad en Acción, sus usuarios no habrían tenido “nunca acceso a este tipo de productos”. “Ellos están contentos, y nosotros encantados de que entre todos hagamos que esto no se pierda”.

Empresas solidarias

Entre las empresas que colaboran en el proyecto, se encuentra el restaurante Atenea, los hoteles Barceló (Raval y Santos) o Santiveri, que da una parte de su producción. Ramon Ribes es el cocinero en jefe del Barceló Sants y asegura que siempre “hay excedentes” y que por tanto, “hay que ser responsables y que las empresas se impliquen y tengan en cuenta las personas, no sólo la economía”. Según el Pedro, también educador del Centro Abierto, esta iniciativa, “además de cubrir la necesidad que tenemos, es una manera de concienciar a la sociedad que hay que aprovechar los recursos”. Por ahora, “Barcelona comparte la comida” se encuentra en fase de prueba piloto. En sus seis meses de existencia, sin embargo, ha repartido 8.000 comidas y 1.700 raciones de pan.

Fuente: Ayuntamiento de Barcelona

Posted in Noticias on marzo 26, 2013.

Comments are closed.