19 diciembre, 2017

¡Gambia, no pasa nada!

5+

Echo la mirada atrás y frente al mar, empiezo a pensar en toda la experiencia en Gambia. Fue un viaje increíble, donde conocí gente maravillosa.

Recuerdo el primer día cuando vi al grupo con el cual iba a realizar el viaje. No nos conocíamos, pero todos teníamos en común las ganas de desconectar y acertamos plenamente en el destino donde hacerlo.

IMG_20170810_112307

 

 

Pude descubrir un país donde la gente te acoge con los brazos abiertos y te ayuda siempre en todo lo que puede. Un país donde se dejan atrás las prisas, el egoísmo, la avaricia y el individualismo. Se vuelve a la naturaleza en estado puro y a la sencillez de la vida disfrutando del presente y siempre con una sonrisa dibujada en la cara, a pesar de todos los problemas que puedan tener. Fue una gran lección de vida.

DSC_0371 (1)

 

 

Recuerdo nuestras noches en el Centro de Recuperación y Educación Nutricional (CREN) de Basse compartiendo largas veladas en la ceremonia del té “ataya“; las mamás y niñas del CREN bailando con nosotros la macarena y música gambiana; los momentos de hacernos trencitas; el encuentro con una serpiente; el esperado screening; los paseos de las cabras como si fueran animales de compañía; las visitas a la Mango Clínic y un largo etcétera de momentos que fueron muy intensos e inolvidables. Dar las gracias a todo el equipo de Nutrición Sin Fronteras y en especial a Lamin, director del CREN de Basse y a nuestro guía Augus por hacerlo posible.

 

 

IMG_20170813_092339974

 

 

Una experiencia que sin duda tengo ganas de repetir y durante un periodo más largo. Ver como en el siglo XXI los niños están sufriendo graves problemas de desnutrición, no te deja indiferente, algo falla en este mundo.

¡Queda mucho por hacer y os animo a descubrirlo de primera mano!

 

Laura Francés

Compartir en: